PROYECTO EXPOSITIVO

HOME - CONTACTO

lunes 13 junio 2011

Slavutych

Ayer os hablaba de Slavutych. Esa ciudad en la que viven la gran mayoría de los trabajadores de la planta de Chernóbyl. Tuve la oportunidad de visitarla el pasado año acompañado, como no, de mis inseparables Alejandra y Bogdan. Fué un viaje larguísimo en coche desde Kiev bajo una lluvia incesante y un paisaje más plano que el encefalograma de alguno que yo me se.  Tras varias horas de inquietante trayecto, llegamos a esta ciudad en medio de la nada, construída para dar un hogar a los trabajadores de la central después del accidente. A finales del año 1988 llegaron sus primeros habitantes. Hoy en día viven allí unas 26.000 personas. Es una ciudad en la que se intenta recuperar el modelo de urbe que fue Prypiat con un nivel de vida considerablemente mayor que el de otras cudades ucranianas de similar población. Se construyó por arquitectos y trabajadores de ocho de las antiguas repúblicas de la Unión Soviética: Letonia, Lituania, Estonia, Georgia, Azerbaiyán, Armenia, Ucrania y Rusia. En homenaje a ellos fue dividida en ocho distritos bien diferenciados donde cada uno tenía referencias arquitectónicas y culturales propias.

Allí tuve la oprtunidad de conocer a varios trabajadores de la central y a algunas autoridades locales. También compartí un riquísimo café (el café en Ucrania es excelente) con Volodomyir Grygorovych (a la Izda. de la imagen) Director del reactor número 4 tras el accidente. Una conversación de más de dos horas que tengo grabada y que guardo como oro en paño. En ella me contó cosas interesantísimas y sorprendentes. Es maravilloso poder escuchar las historias de la gente que las vivió en primera persona. Inolvidable.

Guardo un fenomenal recuerdo de Slavutych y sus habitantes. Allí comí (no toda, claro) la albóndiga más grande que he visto nunca. Una mole de carne picada con distintos rellenos que aún recuerdo con los ojos humedecidos. Por lo buenísima que estaba y por la pesadez de estómago posterior.

Así que por estos y por otros motivos le deseo lo mejor a la gente de esa joven y peculiar ciudad de norte de Ucrania.

 

 

sin comentarios

Dejar una respuesta