PROYECTO EXPOSITIVO

HOME - CONTACTO

Archivo histórico del mes de junio, 2011

domingo 26 junio 2011

Trilogía en V Televisión

Aquí os dejo el enlace al último capítulo de la trilogía que grabó mi colega Xosé. Cuando se enteró de mi intención de volver a Chernóbyl para conmemorar el 25 aniversario del accidente con los protagonistas me dijo “¿y si voy contigo?”. El resto lo podéis ver en los tres programas que V Televisión ha confeccionado con el material que Xosé ha grabado. Aunque los medios técnicos no son precisamente de primer orden, los testimonios que he conseguido allí superan con creces mis expectativas antes de partir. El seguir conociendo a gente tan maravillosa, a la que todos les debemos tanto, marca a uno de por vida. Y ya uno se queda sin palabras cuando esos héroes que todos vimos en documentales sobrevolando el reactor humeante en helicóptero o lanzando paladas de grafito mortal con unos niveles de radiactividad nunca vistos antes te abrazan y, entre lágrimas, te dan las gracias por venir desde la otra punta del continente a interesarte por ellos y por dar a conocer sus problemas.

En esta ocasión no tuve mucha suerte a la hora de encontrar guía para visitar la zona cero. Mi intención en este viaje no era volver a visitar Chernóbyl pero como Xosé quería grabar imágenes allí tuve que improvisar y buscar la manera de entrar en la zona de exclusión. Mi guía habitual no estaba disponible (aunque después me lo encontré por allí). Por suerte un amigo en Kiev me dijo que el 27 de Abril (día en el que teníamos prevista la visita) había un grupo de japoneses y norteamericanos que iban a visitar la zona con motivos científicos. Y allí nos colamos Xosé y yo en el autobús con ellos. No fue, desde luego, la visita que a mi me gustaría hacer para grabar imágenes pero no había otra forma de entrar allí ese día.

Espero que os guste el programa.

http://www.vtelevision.es/programas/xoselondres/2011/06/20/0031_17_82138.htm

miércoles 15 junio 2011

De risas y niños

Quiso el destino que en el avión que me trajo de vuelta desde Kiev en el último viaje que hice a Ucrania coincidiendo con el 25 aniversario del accidente, viniese rodeado de niños que venían a España a pasar una buena temporada. Son niños que viven en zonas afectadas por la radiación y que padecen distintos problemas de salud. Un par de meses aquí aumenta la esperanza de vida de estos chavales en 2 años. El clima de Galicia es especialmente beneficioso para su salud. Y ya no digamos las playas. El yodo de nuestros arenales es mano de santo para sus dolencias. Todos, cuando regresan, han ganado varios kilos y varias toneladas de sonrisas.

Animo a todo el mundo a ponerse en contacto con las distintas asociaciones que se encargan de traer a estos niños. Aquí en Galicia la asociación Ledicia Cativa lleva años proporcionando familias de acogida durante el verano para estos chavales. Una labor ardua pero tremendamente agradecida. Os adjunto un enlace a su web. Allí tenéis todo tipo de información.

www.lediciacativa.com

lunes 13 junio 2011

Slavutych

Ayer os hablaba de Slavutych. Esa ciudad en la que viven la gran mayoría de los trabajadores de la planta de Chernóbyl. Tuve la oportunidad de visitarla el pasado año acompañado, como no, de mis inseparables Alejandra y Bogdan. Fué un viaje larguísimo en coche desde Kiev bajo una lluvia incesante y un paisaje más plano que el encefalograma de alguno que yo me se.  Tras varias horas de inquietante trayecto, llegamos a esta ciudad en medio de la nada, construída para dar un hogar a los trabajadores de la central después del accidente. A finales del año 1988 llegaron sus primeros habitantes. Hoy en día viven allí unas 26.000 personas. Es una ciudad en la que se intenta recuperar el modelo de urbe que fue Prypiat con un nivel de vida considerablemente mayor que el de otras cudades ucranianas de similar población. Se construyó por arquitectos y trabajadores de ocho de las antiguas repúblicas de la Unión Soviética: Letonia, Lituania, Estonia, Georgia, Azerbaiyán, Armenia, Ucrania y Rusia. En homenaje a ellos fue dividida en ocho distritos bien diferenciados donde cada uno tenía referencias arquitectónicas y culturales propias.

Allí tuve la oprtunidad de conocer a varios trabajadores de la central y a algunas autoridades locales. También compartí un riquísimo café (el café en Ucrania es excelente) con Volodomyir Grygorovych (a la Izda. de la imagen) Director del reactor número 4 tras el accidente. Una conversación de más de dos horas que tengo grabada y que guardo como oro en paño. En ella me contó cosas interesantísimas y sorprendentes. Es maravilloso poder escuchar las historias de la gente que las vivió en primera persona. Inolvidable.

Guardo un fenomenal recuerdo de Slavutych y sus habitantes. Allí comí (no toda, claro) la albóndiga más grande que he visto nunca. Una mole de carne picada con distintos rellenos que aún recuerdo con los ojos humedecidos. Por lo buenísima que estaba y por la pesadez de estómago posterior.

Así que por estos y por otros motivos le deseo lo mejor a la gente de esa joven y peculiar ciudad de norte de Ucrania.

 

 

domingo 12 junio 2011

La estación

Hay una cierta tendencia (tendenciosa…) a pensar que Chernóbyl es un sitio tétrico en donde uno puede toparse con increíbles animales mutantes devorándose los unos a los otros. Otros, más televisivos, nos hablan de que allí se gesta el fin del mundo. Una especie de infierno en la tierra en donde la gente huele a azufre y las plantas son todas carnívoras.

La verdad es bien distinta. A diario en el complejo nuclear trabajan unas 3.500 personas (ahora bastantes más debido al inicio de las obras del nuevo sarcófago y demás proyectos). Solamente en labores de reparación y mantenimiento del reactor accidentado trabajan unos 500 operarios. El día a día en las inmediaciones de la central se parece bastante al de cualquier otra instalación industrial. No es, lógicamente, un lugar de trabajo normal. Pero desde luego está lejos de ser el tétrico lugar que algunos conspiranóicos nos quieren hacer ver.

La foto de arriba muestra la llegada de trabajadores a la central a primera hora de la mañana. Vienen todos en un tren que los trae desde Slavutych. La ciudad que se construyó después del accidente para albergar a muchas de las personas evacuadas de Pripyat. Tuve que pedir varios permisos ( y alguna cosa más) para poder tomar imágenes allí. Es una zona muy restingida a la que está completamente prohibida la entrada. Incluso los propios trabajadores pasan un férreo control de seguridad (y también dosimétrico).

En el próximo post os cuento algo de Slavutych. Una ciudad que visité y que tiene algunas cosas interesantes que contar.

Pero eso será otro día.

Salut!!

domingo 12 junio 2011

Los tres superhéroes de Chernóbyl

Vuelvo a recomendar (no será la última vez…) un post del blog de Yuri Gagarin.

En esta ocasión nos relata la historia de tres personas a las que, probablemente, les debamos tú y yo un par de favores. Tres hombres hechos de una pasta especial. De esa pasta con la que se construye el progreso, el bienestar, en una palabra…el futuro. Hoy, antes de ir a dormir, piensa unos segundos en ellos. Puedes, incluso, darles las gracias en silencio. Es mucho más de lo que ellos esperaban. Esa es, básicamente, su grandeza.

Esta es la historia de los tres superhéroes de Chernóbyl.